lunes, 20 de enero de 2014

Ser sin serlo


 

                                                          

La lluvia ha cesado...
Las gotas se derriten en el cristal 
cada una refleja el arco iris 
de tu cara sonriente 
plena, ilusionada, invitándome a besar.

Casi sin poder contenerte,
sigues conduciendo
 por la ruta iluminada
por los últimos rayos del día.

Tu mano aprisiona mi mano
me invita al calor de un  hogar,
mi carne floreciendo a punto de estallar
los ojos despojados de silencio gritan,
dialogan en un frenesí pasional.

Fluyes con mi aliento
me conviertes en tu mujer sin serlo,
me posees sin tenerme,
nos amamos sin permiso y con él.

Felices y consientes enfrentamos
 la realidad en su totalidad:
"Lo finito acaba y la novedad
es lo que nadie espera".

Los compromisos se rompen,
 las promesas se olvidan
y es mejor tenernos así ….
que no tener nada... que no tenernos.

 Tú y yo, huyendo de lo correcto,
de la razón, fugándonos como amantes
que ya no desean esperar para amar.

Victoria Falcón Aguila D.R 2014



----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 1 de enero de 2014

Cálida Florida

                                                                       
                                                                           


 Duermes mientras  me uno a tu espalda
cubriéndote de besos.
 Tu nombre apenas perceptible,
 sale de mis labios unido al rescoldo de la pasión nocturna,
mis dedos fríos buscan tus tibios  horizontes
como los pájaros buscan los primeros rayos de la mañana.
Tu respiración lenta me recuerda las mil y un cosas
que hicimos anoche debajo de las frazadas;
despacio me convierto en tu sombra,
en un imán pegado a tu boca,
 sin ruido te respiro en silencio
llenando mis pulmones de tu fresco aliento…
Guardo ese instante feliz en que tus adormilados ojos
se abren para permitir entre la luz de la alborada
y con ella mi imagen reflejada en tu pupila dilatada,
lo guardo dentro de mi memoria
como se guarda  la imagen de una obra de arte,
te miro, me miro y me convierto en Venus, tú en Adonis,
los dos como si hubiésemos sido pintados 
por Tiziano en nuestra sábana,
 lienzo que permite el milagro del amor.
Joven y bello simbolizas: mi muerte y resurrección.
Alientas mis caricias repitiendo mi nombre
 una y otra vez, como hechizo matinal
entonces, un halo mágico nos envuelve
en sed erótica desesperada.
Nuestro néctar cae en la almohada
haciéndola florecer, brotando rosas
encapsulando en sus pétalos los deseos
convirtiendo nuestra entrega en cálida florida
para después aromatizar mi cuerpo
 en  plácido reposo
y tú de nuevo durmiendo
en mi regazo.


Victoria Falcón Aguila D.R 2014