lunes, 2 de junio de 2014

Mar de tristeza



Qué terrible es no tener tu latido pegado al mío no poder vivir el milagro de tus pupilas dentro de las mías… Mi alma llora, sufre por no estar contigo, su, mi sufrimiento es real es como un puñal clavado en el vientre, un beso perdido en el espacio sideral, un duro metal incrustado en el corazón. Mi espíritu desea volar donde reposas para cuidarte en silencio y sin alevosía recitarte al oído mis poesías las que escribo para que no se olviden nuestros fervorosos encuentros. Esta noche tengo la tristeza unida a la desesperación, estoy ahogándome en un mar, combatiendo contra el deseo de volver a verte; me di cuenta de la falta que me haces, que me muero por decir: te quiero por mojar tu piel con la mía, besar tu tímida sonrisa, cubrirte completo con mi desnudo amor mientras tomo tu mano y te digo: “todo va a estar bien”… Me duele no poder alejarte de ese frió hospital.

 Victoria Falcón Aguila D.R 2014